El Santuario de San Miguel Arcángel... - Secret World

Via Reale Basilica, 71037 Monte Sant'Angelo FG, Italia
0 views

Paola Bellucci

Description

El origen del Santuario de San Miguel puede situarse entre finales del siglo V y principios del VI. Las antiguas fuentes escritas lo atestiguan: una carta enviada por el Papa Gelasio I en 493/494 a Justo, obispo de Larino, otra carta del mismo Pontífice a Herculencio, obispo de Potenza (492 - 496) y de nuevo una nota del Martirologio Jerónimo con la fecha del 29 de septiembre. Pero es el Liber de apparitione santi Michaelis in Monte Gargano, escrito en el siglo VIII, el que reconstruye de forma precisa y evocadora los acontecimientos milagrosos que dieron origen al culto al Arcángel Miguel en el Gargano. Está vinculado al recuerdo de cuatro apariciones que tuvieron lugar a lo largo de los siglos, que se narran con extraordinaria y conmovedora viveza y dan testimonio de los acontecimientos milagrosos que aquí se produjeron. La Gruta Sagrada ha sido elegida durante siglos como lugar de peregrinación, de oración y, sobre todo, de reconciliación con Dios. Las apariciones son, de hecho, una señal, una invitación dirigida al hombre para que se incline ante la Majestad Divina. A lo largo de quince siglos de historia, cristianos de todo el mundo han acudido al Santuario del Gargano, "casa de Dios y puerta del cielo", para encontrar la paz y el perdón en los brazos amorosos del Padre y honrar al Arcángel San Miguel. Entrando por el portal románico, nos encontramos dentro de la Basílica celestial, en el lugar elegido por San Miguel. De toda la atmósfera del lugar sagrado emana un haz oscuro y misterioso que se materializa en el juego de luces y sombras entre los nichos y en la presencia rutilante de la urna que encierra la estatua de San Miguel Arcángel de incomparable expresividad. Un deseo irresistible de entregarse al perdón divino se cuela en el corazón: es la invitación del Arcángel guerrero a superar nuestras debilidades y reanudar nuestro camino, fuertes en el perdón de todos nuestros pecados. La iglesia, no consagrada por la mano del hombre, está claramente dividida en dos partes: una al entrar, construida en mampostería, llamada la Nave Angevina, y otra en su estado natural, una caverna abierta por la propia naturaleza en la roca caliza. Nada más entrar, a la derecha, encontramos un pequeño altar, erigido en honor a San Francisco: conmemora su visita a nuestro Santuario, que realizó allá por 1216. Según cuenta la historia, San Francisco, habiendo llegado al Monte Sant'Angelo para ganarse el perdón de los ángeles, al no sentirse digno de entrar en la Gruta, se detuvo en oración y recogimiento en la entrada, besó el suelo y grabó en una piedra el signo de una cruz en forma de "T" (tau). En el lenguaje bíblico, el signo "T" era un símbolo de salvación. A partir de este relato podemos comprender la importancia que el Pobre de Asís concedía a esta Gruta por la especial dignidad del lugar santo y para salvar almas. Unos pasos más allá del altar de San Francisco, se abre ante el visitante un espectáculo único: la cueva, con su bóveda rocosa irregular, que ha acogido a millones de peregrinos a lo largo de los siglos, el lugar donde tantos pecadores han encontrado el perdón y la paz. Allí, el creyente se siente como el hijo pródigo que vuelve a la casa del Padre, guiado y protegido por San Miguel. El interior de esta gruta, consagrada no por mano humana sino por el propio San Miguel (como declaró en una de sus apariciones), da testimonio de esta historia centenaria con sus diversos elementos. Aquí podemos admirar las siguientes obras: En el presbiterio: la estatua de San Miguel, protector de este lugar sagrado, obra de Andrea Contucci también conocido como Sansovino (1507), tallada en mármol blanco de Carrara que representa al Príncipe de la milicia celestial, en actitud de guerrero pisoteando a Satanás bajo la apariencia de un monstruo, la silla episcopal (primera mitad del siglo XI), la estatua de San Sebastián (siglo XV), Junto al presbiterio: el altar de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro (uno de los altares más antiguos de la Basílica Celeste), el alto relieve de la Santísima Trinidad, la estatua de Nuestra Señora de Constantinopla, el bajorrelieve de San Mateo Apóstol y Evangelista. En una pequeña cueva, llamada el Pozzetto, un simulacro de piedra de San Miguel del siglo XV Una cavidad en la Gruta llamada Cantera de Piedras en una salida de emergencia. Continuando, observamos el trono real y dos altares con doseles: del Crucifijo y de San Pedro. LOS CRIPTOS La parte más llamativa de los edificios antiguos del santuario son las criptas. Estas salas se remontan a la época longobarda y salieron a la luz tras las excavaciones realizadas por el obispo Nicola Quitadamo en los años 1949-1960. En su día sirvieron de entrada a la Gruta y fueron finalmente abandonadas en el siglo XIII, en la época de las construcciones angevinas. Numerosas inscripciones a lo largo de las paredes de las "criptas", algunas en caracteres rúnicos, atestiguan la considerable afluencia de peregrinos de toda Europa desde la época longobarda. Las criptas constan de dos salas cuyas estructuras debieron construirse en dos fases inmediatamente posteriores. Algunas inscripciones murales identificadas en 1974 permitieron datar las construcciones entre finales del siglo VII y principios del VIII. Las criptas, de unos 60 metros de longitud, se extienden por debajo del suelo de la basílica. La primera parte tiene forma de galería porticada, dividida en ocho tramos rectangulares. En este entorno evocador, se exponen varias esculturas procedentes de las excavaciones del santuario, la antigua iglesia de San Pedro y las ruinas de la abadía benedictina de Santa María de Pulsano. Todas las piezas expuestas aquí datan de los siglos VII y VIII hasta el siglo XV. Al visitar el museo, se pueden admirar varias esculturas que atestiguan una vez más la gloriosa historia de este lugar. Pasando por la abertura del muro de contención, nos encontramos en la otra sala de la época longobarda, (con claras huellas de construcciones pre-longobardas) dividida en dos grandes naves, marcadas por un tramo central de tres arcos de medio punto, y bordeadas al norte y al sur por otros tantos arcos sostenidos por macizos pilares. Las naves estaban ocupadas por escaleras: la de la derecha, de recorrido curvilíneo, se conserva íntegra; la de la izquierda, de recorrido recto, fue destruida durante la construcción. Las dos escaleras terminaban en una pequeña meseta, delimitada al este por un ábside, con un altar de bloques en sillares cuadrados, con restos de numerosas inscripciones. A la izquierda del altar, se encontró un fresco llamado Custos Ecclesiae, que puede atribuirse al siglo X, protegido por losas de piedra. Los restos de los frescos y las numerosas inscripciones murales permiten comprender la importancia del santuario, especialmente para los lombardos. Estas salas se separaron definitivamente de la Sagrada Gruta hacia los años 1270-1275, cuando los angevinos, con sus nuevas construcciones, dieron al Santuario su actual disposición, sacrificando las obras anteriores erigidas en honor de San Miguel Arcángel.