RSS   Help?
add movie content
Back

Palazzo Penne ... el Palacio del Diablo

  • Piazzetta Teodoro Monticelli, 80134 Napoli, Italia
  •  
  • 0
  • 56 views

Share

icon rules
Distance
0
icon time machine
Duration
Duration
icon place marker
Type
Palazzi, Ville e Castelli
icon translator
Hosted in
Spagnolo

Description

El palacio del diablo está en Nápoles: esta es la leyenda " Fue construido por Antonio Penne, secretario del rey de Nápoles Ladislao, en 1409. Cuenta la leyenda que Penne, recién llegado a la ciudad, se enamoró de una chica. Ésta -ya cortejada por otros- le dijo que se casaría con él si le construía un palacio en una noche. Así que Antonio Penne, para tener éxito, pidió ayuda al diablo, que naturalmente exigió su alma a cambio, con un contrato escrito. Sin embargo, había una cláusula: Penne sólo entregaría su alma si el diablo contaba todos los granos de trigo que esparciese en el patio del palacio que se iba a construir. Una vez construido el palacio, llegó el momento de la "prueba". Los granos de trigo estaban esparcidos por el patio, pero también la brea: los granos de trigo se pegaban a las manos del diablo y éste no podía contarlos. En ese momento el protagonista hizo la señal de la cruz, y este gesto abrió una sima en la que se hundió el diablo. Un pozo que ahora está cerrado, pero que sigue siendo visible para quienes visitan el antiguo y maravilloso palacio renacentista napolitano. Antonio di Penne (o Penne), procedía de la ciudad de Penne, en los Abruzos, de una familia de clase media acomodada. Fue secretario, consejero especial del rey Ladislao de Anjou Durazzo y "notario imperial". Los primeros datos seguros que tenemos se remontan a junio de 1391, cuando era secretario del rey Ladislao; en 1399 fue nombrado compilador de concesiones reales, y en 1403 fue "notario público imperial autorizado para redactar el acta de apoderamiento del matrimonio entre el duque Guillermo de Austria y Giovanna Durazzo" (la futura reina Giovanna II). Tan alto era su prestigio en la corte que obtuvo permiso para erigir su propio monumento funerario en Santa Chiara, lugar exclusivo de la nobleza angevina, siendo el arquitecto Baboccio, a quien también se atribuye la construcción del palacio. El monumento funerario, la estructura del baldaquino y las dos columnas que descansan sobre leones pueden admirarse todavía hoy, mientras que el sarcófago se encuentra en la segunda capilla de la derecha. El palacio de Penne es el único testimonio de arquitectura civil del periodo angevino-duibriano. La elección del emplazamiento no fue casual: la colina de la época ducal, abastecida con agua de la propia colina, con aire sano y lejos de los peligros de los desprendimientos aluviales. También hay que tener en cuenta que el pavimento de entonces, fuera de la colina, era aproximadamente 5 metros más bajo que el actual. La pendiente que se encuentra al lado del edificio se llama "Pennino" (pendiente) en dialecto napolitano: se convirtió en un fondaco, entonces llamado "escalera de Santa Bárbara", y desemboca en la antigua vía Sedil di Porto que daba al mar, antes de que las inundaciones aragonesas desplazaran sus orillas. 1406 es el año en que se construyó el palacio, como puede verse en la placa situada sobre el arco: "20º año de reinado del rey Ladislao...". "XX anno regni regis Ladislai sunt domus haec facte nullo sint turbine fracie mille fluunt magni bistres centum quater anni" (año 1406), con el sello de tres pequeñas plumas; la dedicatoria forma un solo bloque con el escudo de la Casa de Anjou-Durazzo. La concesión soberana de decorar el palacio con las armas y símbolos de la casa real, así como la aprobación del escudo de Penne, significaron la protección eterna de la familia Penne. Al observar la fachada, llama la atención la relación cromática entre los materiales: la piedra de piperno rústica se alterna con la "pietra dolce di monte" denominada "tufo piperino", que en realidad es traquita: una roca compacta de color amarillo ceniza. El frontón está formado por pequeños arcos denominados "góticos flamígeros" con la corona del rey Ladislao en el primer orden y debajo, alternando con la Cruz de Jerusalén, el escudo heráldico de Mallorca (los palos) y las bandas de la Casa de Durazzo. En el marco de la rusticación, se pueden ver las "plumas" símbolo de la casa en tres filas, superadas por los lirios angevinos, en honor al rey Ladidslao, en siete filas, mientras que la mencionada placa que incluye el escudo angevino supera el arco rebajado conocido como "yugo". En el centro del arco hay una composición que representa el espíritu religioso y supersticioso de Antonio Penne: Nubes estilizadas de las que surgen rayos (luz divina) con dos manos que sostienen una cinta grabada con dos versos de Marcial (la preservación del mal de ojo) "Avi Ducis Vultu Sinec Auspicis Isca Libenter Omnibus Invideas Nemo Tibi" (Tú que no vuelves la cara y no miras este (palacio) con envidia, envidia a todos, nadie te envidia). La puerta es de roble y, aunque ha sido manipulada a lo largo de los siglos, es el único ejemplo de artesanía con espigas de acero, pernos de hierro llamados "perons" y arcos originales del periodo gótico. Al atravesar la puerta, se accede a un patio interior, embellecido por un hermoso pórtico de cinco arcos con un precioso jardín que aún se conserva en parte. El patio estaba originalmente presidido por dieciséis establos para unos cuarenta caballos y seis carruajes, mientras que el majestuoso pórtico estaba adornado con estatuas de la época romana, todo lo cual fue posteriormente remodelado en 1740 y ocultado por la construcción de la casa del portero y los muros levantados para sostener la elevación, así como "El arco majestuoso" del que sólo queda un rastro en la pared. En el piso de la primera planta había dos salones, uno de los cuales daba al pórtico y el otro a un patio que daba al parque, todos con techos pintados al fresco. En el patio había una escalera de caracol que conducía a las bodegas, que estaban por debajo del nivel del palacio; de estas bodegas se conservan las de la escalinata de Santa Bárbara, desde cuya calle se accedía a través de dos entradas hoy tapiadas y apenas perceptibles. Una escalera de piperno conducía al segundo piso, donde había una gran terraza con una balaustrada, también de piperno. En 2002, la Región de Campania compró el edificio por 10.000 millones de liras a un particular que lo poseía y lo había modificado para convertirlo en un bed and breakfast. El edificio fue cedido en préstamo para su uso en 2004 a la Universidad Oriental. El proyecto incluía la construcción de un centro universitario con laboratorios, salas de seminarios y conferencias, y servicios para los estudiantes. Las obras de restauración del edificio no llegaron a iniciarse debido a la presencia de okupas en el edificio.

image map
footer bg